La lectura accesible para todos gracias al móvil

En el estudio sobre la lectura móvil en los países en desarrollo publicado por la UNESCO revela que el avance de Internet y el desarrollo de los llamados Smartphones (o móviles inteligentes) han contribuido a acercar la lectura a las comunidades más pobres.

Históricamente siempre ha existido una relación directa entre el poder adquisitivo y el acceso a la cultura. Este hecho ha implicado que parte de la sociedad tuviera un acceso más fácil a la lectura. Sin embargo, esta situación está cambiando ya que la tecnología ha conseguido desafiar uno de los mayores retos del mundo: acercar la cultura digital a millones de personas a través del móvil.

Pero la cuestión es más compleja cuando se plantea cómo acercar la lectura digital a comunidades en riesgo de exclusión social. La respuesta nos la proporciona Internet y con la ayuda de estos dispositivos móviles contribuyen a acercar la lectura a las comunidades más desfavorecidas. La mayor parte de la población mundial tiene acceso a un teléfono móvil ya que éstos, según datos de las Naciones Unidas, conforman  la sociedad de la tecnología de la información y la comunicación (TIC) más extendida de la historia.

Cada vez más se aprecia un importante cambio en los hábitos de lectura. Los móviles y las tabletas están desplazando al lector de libros electrónicos como única herramienta de lectura digital. De este modo, el móvil se está convirtiendo en el nuevo libro electrónico ya que su uso es más económico y cómodo y permite a los lectores leer en cualquier lugar, sin ataduras y con un precio considerablemente menor. Las comunidades que más utilizan esta forma de consumo de libros electrónicos son los jóvenes de entre 18 y 22 años y las personas con menos poder adquisitivo.

Además, es importante señalar que la capacidad de acceder a textos de mayor extensión no sólo se limita a los teléfonos inteligentes, sino que también los teléfonos móviles menos costosos permiten leer estos libros.  En efecto, tal y como se recoge en el informe de la UNESCO “hay indicios de que mujeres y hombres, niñas y niños leen libros en teléfonos que pueden adquirirse por menos de 30 dólares. La lectura móvil no es un fenómeno del futuro, sino una realidad del aquí y el ahora”.

Esperamos que este nuevo hábito de lectura móvil contribuya a eliminar las barreras de lo que se conoce como el efecto San Mateo, según el cual “los que más tienen, más reciben, y los que no, reciben menos”. De este modo,  se reduciría la desigualdad en el acceso a la lectura (y por ende, a la educación) entre las diferentes clases sociales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *