El software como servicio

El software ya no es como era

El software como servicio

Hasta ahora, cuando las empresas e instituciones se decidían por realizar una inversión en software, estaba implícita la adquisición a través de un modelo tradicional de licencia o su desarrollo a medida y conllevaba, en todos los casos, la construcción y mantenimiento de infraestructuras propias para poder hacer funcionar las herramientas informáticas adquiridas.

El Software como Servicio o SaaS (del inglés Software-as-a-Service) es el modelo de entrega alternativo basado sobre la tecnología cloud computing que se ha impuesto en los últimos años. En este modelo, las aplicaciones son alojadas y gestionadas sobre la infraestructura aportada por el proveedor del servicio. Así, el SaaS se puede ver como un sistema bajo demanda donde:

  • No se adquiere una versión concreta de un software como tal, sino que se obtiene el derecho a su uso por un periodo de tiempo.
  • No es necesario realizar una gran inversión inicial en la compra de equipamiento y licencias sino que el pago está asociado al uso del servicio.
  • Con el modelo SaaS en cualquier momento se puede decidir el abandono del servicio sin que los centros estén comprometidos por las grandes inversiones iniciales asociadas a los modelos tradicionales.

El éxito de los servicios en la nube tipo SaaS no solo se debe al cambio de paradigma que proporciona a organizaciones de todo tipo y tamaño, sino que además responde a las siguientes ventajas:

  • Todo incluido: Servidores, elementos de red, firewalls, instalación de estos elementos, licencias de sistema operativo, servidor de aplicaciones, servidor web…
  • Ninguna inversión en infraestructura ni necesidad de realizar previsiones sobre la capacidad que será necesaria a corto o medio plazo.
  • Desaparecen los tiempos de entrega: el acceso se realiza a través del navegador y de Internet.
  • Alto nivel de adopción.
  • Constantemente actualizado: el mantenimiento y actualizaciones de las aplicaciones es transparente para la organización, ya no requiere molestos procesos de puesta al día del software.

Por último, las garantías de seguridad hacen que esta opción sea la más extendida y utilizada por las grandes empresas para mantener a salvo todos sus datos sin hacer grandes inversiones de dinero: las medidas de seguridad ofrecidas por estos servicios superan, en la mayoría de los casos, a las que pueden proporcionar las instituciones de forma individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *